Etiquetas

5 dic. 2012

VAMOS... de compras con Gemma Cubells, personal shopper



Hoy he ido al Centro Comercial Las Arenas. A las 17h había quedado con Gemma Cubells, una personal shopper, para hablar con ella de su profesión. Subo las escaleras mecánicas hasta la primera planta y justo delante de la tienda Benetton está su “despacho” .

Vamos a empezar por lo básico. ¿Qué es una personal shopper? 
Si es personal shopper de moda, porque hay muchos tipos de personal shopper, es una persona entendida en tendencias, en moda, que se sabe todas las tiendas y ayuda a la persona que la contrate o bien a mejorar su imagen, o bien a decidirse en los probadores y a comprar las prendas más adecuadas para ella. También asesora en todas las tendencias y saca lo mejor de cada persona. Es un poco eso, el tema de la imagen. 

Entonces, ¿hay varios tipos de personal shopper?
Sí. Ahora se está poniendo mucho de moda el de gastronomía por ejemplo. Hay personal shoppers especializados en aconsejarte y llevarte a los mejores restaurantes según tus gustos. Luego está el personal shopper tecnológico, que es el que cuando tu entras en una Apple store te enseña el iPhone, las aplicaciones... Bueno, es el entendido en tecnología. Esto también existe, pero hay menos porque la figura más conocida es el personal shopper de moda. 

El concepto personal shopper nació en Nueva York en los 80 ¿Cómo llega a España?
Aquí concretamente en Barcelona llega de las manos de unas pioneras que son las de quemepongo.com. Son dos chicas, bueno dos mujeres, que empezaron con esta idea y se basaron en el tema del ¿qué me pongo?, que el nombre es buenísimo, porque es una frase que la decimos cada mañana, cada tarde y en cada momento, y decidieron hacer esto para ayudar también en el tema de eventos, en el tema de protocolo, cómo hay que ir vestido según en qué ocasión,... Yo creo que ellas fueron las pioneras por lo menos aquí en Barcelona. A nivel de España no sé. 



Cuando apareció el concepto de personal shopper, se pensaba en alguien que ayudase a aquellos con poco tiempo para realizar sus compras. 
Sí, que no tienen tiempo o que no tienen ni idea y que quieren ir bien, o sea que se preocupan por su imagen y que realmente no saben y necesitan de un asesor de imagen. Para la gente que no tiene tiempo pues se pueden encargar de hacerles todas las compras, llevárselas a casa para que se las pruebe y si no le queda bien devolverlo. Pero más que nada para ayudar a todas aquellas personas que tienen el problema de que como no les gusta ni saben, pero si saben que es importante hoy en día, ir bien. Que si tu vas bien, gustas a los demás, con lo cual tienes las puertas más abiertas a todo. 

O sea, dices que entre otras cosas ¿el personal shopper puede hacer las compras por ti y luego te las trae a casa?
Si, yo lo hago. Bueno primero tienes una entrevista con la persona en cuestión para ver su estilo y su morfología, importantísimo, porque hoy en día todo el mundo quiere seguir la moda, pero hay gente que por el tipo, pues le quedan mejor otras cosas y hay que potenciar lo mejor de cada persona. Entonces, el personal shopper tiene que tener una entrevista con esa persona para hacerlo bien hecho, ver su morfología, ver qué colores le favorecen por la tonalidad de piel, de ojos o de pelo, y luego ver el estilo, porque según dónde trabaje o según que estilo de vida, tiene un look más apropiado que otro. No es lo mismo trabajar en un banco que tienes que estar de cara al público y tienes que ir más seria, con un look más clásico; que trabajar en una empresa de publicidad o de cine, que se presta otro tipo de look más atrevido, más creativo. Yo siempre lo primero que pregunto es dónde trabaja esa persona o, si está buscando trabajo, en qué sector se mueve para buscar su look. Hay personas que no tienen ni idea de que estilo han de llevar, van perdidas porque no lo han encontrado y necesitan una ayuda, pero no significa que no sepan vestir. 

Por ejemplo, una persona como yo ¿qué tipo de ropa o qué tipo de colores me podrían favorecer o ayudar?
Bueno pues primero tendríamos que mirar que colores te quedan bien con tu tono de piel. Contigo, concretamente, que eres una persona de piel clara pero que en cambio tienes el pelo castaño, a ti te iría bien la harmonia cálida. La cálida que es más, para que me entiendas, más colores cálidos, es decir, gama de marrones, verdes... No quiere decir que los azules te queden mal, eh! Una persona rubia, como es lógico, sería de harmonia fría y tendría unos colores más vivos, para darle luz a la cara. Entonces podría llevar los turquesas, a la gente rubia le quedan muy bien los turquesas, los colores fucsia, colores así... La gente que es más morena y con ojos castaños le favorece más otro tipo de colores, por ejemplo los granates, azules... Es una gama muy extensa. Para hacerlo bien hecho se tendría que probar con unos pañuelos grandes, que tienen toda la gama de colores y te los pones encima para que la personal shopper vea que tonos te quedan bien. También te quiero decir que lo de la gama de colores es para descartar un poco aquel color que te queda fatal. Se hace un poco para esto, porque en general, te puedes poner todos los colores... No se si te ha pasado a ti, pero yo hay veces que me levanto por la mañana y el rojo o el granate me queda de coña y otros días me queda fatal, depende de como te sientes, de como estás, si estás feliz, si no. A lo mejor un día no estás muy contenta y piensas: “¡Pues hoy voy a ponerme un rojo para animarme!” y a lo mejor el rojo es un color que nunca llevarías; o, por ejemplo, si vas a una entrevista de trabajo acostumbran a recomendar que vayas azul marino o gris porque son los colores que se llaman de la sabiduría, no quiere decir que si vas de negro no te vayan a coger ¡eh! 
Entonces, para una chica así como tu que va arriba y abajo, has de buscar una comodidad y dentro de la comodidad intentar potenciar tu cuerpo. Yo siempre aconsejo un poco de tacón porqué estiliza mucho más la figura de todo el mundo. Todo el mundo con tacón cambia, seas muy delgado o seas al contrario. No te digo un tacón enorme, pero si para realzar un poco tu tipo. Y lo demás, ¡pues como vas! Con unos vaqueros o con un pantalón así de estos, que se llevan ahora, un poco caídos sin ser cagados o con pinzas, así más informales con un zapato de cordones. Un tipo de ropa muy dinámica, muy llevable, con una americana, fulares... sobretodo jugar mucho con fulares porque los complementos dan mucho juego y puedes darle la vuelta a tus estilismos. Un buen bolso grande para llevar todos tus papeles. Yo me imagino un look así. 




¿Qué características debe tener una buena personal shopper? 
Para mi una buena personal shopper tiene que tener mucha psicología y tiene que ser una persona muy cercana, o sea, que se adapte a todo tipo de personas. El tema del personal shopper, la gente tiene muy metido aquí (señala la cabeza) que es un tema de lujo y esto no es así. Por eso a mi me gusta la gente que es muy cercana y que puede ayudar a todo tipo de gente, que le da igual de qué condición sea. La personal shopper es una persona que te escucha que tiene que saber interpretarte para ella valorar tu estilo. Tiene que ser cercana a ti para poder valorar todo lo que haces y que te sientas super a gusto y no te sientas cohibida, porque por ejemplo dices: “¡Ay! ¿Esta chica tiene que entrar conmigo en el probador a ver cómo me queda?”. Esta es una cosa que a veces da corte a la gente. Entonces, si la persona es cercana, es muy abierta y es muy sincera pues da más tranquilidad. Por eso una personal shopper tiene que tener psicología y ser muy cercana a las personas. 

¿Qué tipo de cliente te viene más? ¿Hombres o mujeres?
Mujeres. Y de edades te diría que de 25 a 45. Aunque he tenido señoras más mayores, pero digo lo normal es de 25 a 45.

Y ¿Qué te suelen pedir? ¿Vienen solo para ocasiones concretas, por ejemplo: “Tengo una boda y no sé qué ponerme”?
No. Normalmente es para compras, gente que necesita que la asesores porque compran mal. Al final lo que hace el personal shopper es optimizar los armarios de la gente, porque ellos van metiendo cosas en el armario pero siguen sin saber cómo vestirse. A mi me llama mucha gente para organizar sus armarios. Es decir, yo voy a las casas y hago el armario. Sacamos toda la ropa, creamos conjuntos nuevos con lo que esa persona tiene y yo los fotografío. Luego les mando un informe de todo lo que pueden hacer y valoramos cuál es su fondo de armario y qué es lo que debería tener en un nuevo armario, todo lo que puede aprovechar y algo más que se debería comprar si le hace falta por lo que esa persona en el día a día tiene. Esto me lo piden mucho, los cambios de armario, y el ir de compras. También me piden alguna asesoría de imagen. Hay gente que me dice: “¡Potencia lo mejor de mi!” o “¿Qué ropa tengo que llevar? ¿Con qué colores? ¿Qué peinado?”. Esto también.


Y Quizás ahora, que el presupuesto de las personas se ha reducido, es un buen momento para revisar el armario ¿no?
Si, porque yo lo que hago es intentar reciclar lo que tienen pero con nuevas ideas. Pongamos que tú tienes una camiseta de rayas y nunca se te hubiera ocurrido mezclarla con un jersey de topos. ¡Pues es una cosa que queda súper bien! Le damos la vuelta a tus estilismos pensando nuevos conjuntos. A lo mejor metiéndole un fular que tu nunca te lo habías puesto porque decías: “¡Ay! Esta bufanda que me regaló mi abuela, ¡ya no me gusta!”, y yo te digo: “¡No, no! Es que con esta bufanda puesta así con esto y con lo otro, puedes ampliar tu armario”. Entonces al final lo que haces es tener mucha más ropa de la que tenías. Ahora es un servicio que funciona mucho, a mi me gusta mucho reciclar, lo he hecho toda la vida. Yo siempre me he reciclado toda mi ropa, es una cosa que me encanta y pienso que todo el mundo tiene muchas posibilidades en su armario, lo que pasa es que no lo sabe. Entonces yo siempre digo: “¡Pues poneros toda la ropa encima de la cama y empezar a arriesgar!”. A ver, hay cosas que no se pueden mezclar, pero si que se puede intentar mezclar aquella camiseta de verano, o un vestido de verano, con un jersey super gordo encima y con unas camperas. ¡Queda super mono! Es un poco intentar dar la vuelta a tus estilismos. O, ahora que viene la Navidad, que hay tantos días para ir arreglado, pero igual no se tiene presupuesto para comprar seis vestidos, ¿qué se puede hacer? Pues al mismo vestido, a lo mejor le podemos dar la vuelta pues con un fular, con una flor... Es que te harías cruces de un vestido la cantidad de posibilidades que tiene, pero claro, ha de ser un vestido neutro. Es muy importante el complemento. Es que yo juego mucho con los complementos. Puedes ir siempre igual cambiándote los complementos. Es una cosa, el complemento que a todo el mundo le queda bien. Entonces tu puedes jugar siempre con los complementos y parece que vayas diferente, y al final un fular tampoco es tan caro y te cambia todo. Yo utilizo muchísimo el complemento, los collares. Es una solución hoy en día, tal y como está todo, para optimizar más el armario y no gastarte tanto dinero. 

¿Cuáles son los básicos que hay que tener en un armario? 
Mira hay que tener, un traje pantalón negro porque siempre te soluciona cualquier evento, cualquier cóctel a media tarde que tengas que ir arreglada, Así que, un pantalón oscuro, puede ser azul oscuro o negro; una camisa blanca, unos vaqueros, algún jersey de lana de colores lisos que también te puedan solucionar en un momento dado, algún fular... Y luego, habría que tener un zapato de tacón, sea la forma que cada uno considere y unas deportivas. Pero lo más, lo más es la camisa blanca, el vaquero, el traje pantalón, unos buenos tacones y... ¡ah! Y un vestido negro. Esto también. El little black dress, que le llaman, es importanísimo porque es un vestido que es muy versátil. Puedes ponértelo de día, de noche, descordinado,... Es decir, si es un vestido negro y quieres darle el look de arreglar, pues te lo pones con unos taconazos, una media negra y un collar de perlas y este es para arreglar. El mismo vestido negro con unas botas más moteras y una chupa de cuero o una cazadora denim vaquera, le das la otra vuelta ¿Sabes? Según como sea el vestido, con unas bambas queda súper chulo también . Es decir, que al final, el vestido negro hay que tenerlo. Y una gabardina también, un trench, que se le llama, porque la gabardina no solo es para la lluvia. Aunque la gente cree que solo es para cuando llueve, no lo es, sino que es tipo un abriguito que te sirve para todo el año, si es invierno te abrigas más de abajo y si es primavera no, así que es una pieza muy versátil. Has de buscar todo lo que sea muy versátil y colores neutros, que siempre combinados con lo que los combines te quedarán bien.


¿Cómo funciona el servicio que ofrecéis aquí en el centro comercial?
Pues el servicio este es totalmente gratuito. Está anunciado en la página web y están mis teléfono aquí (señala los carteles que rodean "su oficina"), entonces tu me puedes llamar y venir los jueves y los viernes de 5 a 8 y yo dedico siempre una hora para cada persona. En esa hora, o bien esa persona viene a asesorarse, se sienta aquí y me dice: “¿Yo cómo podría ir? ¡Enséñame looks!,” o bueno se hace un poco la entrevista. Hay gente que solo viene a preguntar qué colores les favorecen, otros quieren saber los looks que mejor le quedarían, otros viene y preguntan: “Tengo una boda ¿qué hago?” y otra gente que la acompaño yo por todo el centro comercial a buscar la pieza que quieren o me dicen: “Necesito un abrigo, ¿tú que me recomiendas?”, “Pues mira, vamos a Mango que tienen unos militares super monos” y me la llevo al Mango o bueno las tiendas que hay aquí. Me las conozco todas, me conozco todo lo que tienen, las colecciones. Tanto pueden venir chicos como chicas, el otro día me vino una madre con unas niñas, pues también las vestimos... es un poco esto. 

Y notas diferencia entre las peticiones de los chicos o los hombres y los de las mujeres?
No, han venido varios chicos aquí. Por ejemplo, uno quería cambiar totalmente de look, bueno iba perdido y entonces yo le llevé a una tienda que hay abajo y le vestimos con cosas que él nunca se hubiera imaginado. Era un chico joven, alto, delgado, con lo cual unos pitillos le quedaban de coña, estos que se llevan ahora para hombre, y él me decía: “¡Es que nunca me los he puesto!” Y le dije: “¡Pruébatelos!”. Le hicimos probar toda la ropa, se encantó. Lo que pasa es que después no tenía el dinero para comprárselo pero bueno yo ya le dí la idea para sus estilismos. Luego le mandé un pequeño informe donde le puse en qué tiendas podía comprar, porqué aquí hay pocas de hombre. A ver, la mayoría de gente que me viene a mi ahora quiere ir de tiendas de low cost. El grupo Inditex es el pionero o H&M, y claro aquí no están. Así que aquí estoy un poco más limitada y me es mucho más difícil. Pero bueno hay zapaterías chulas, está Mango... y bueno, nos vamos saliendo. 
La idea es que yo les puedo mostrar looks y les puedo decir, oye esto aquí no lo encontrarás y no pasa nada. El servicio aquí no es para que la gente compre, bueno si, un poco sí. La idea es atraer a la gente al centro, pero me refiero que voy a darle el mismo servicio a una persona que tenga el dinero para comprar aquí que a la que no. 

Y a parte del servicio que ofreces aquí también tienes tu asesoría particular, ¿no?
Si, todo lo que te explicaba de los armarios y todo esto es a nivel particular (My Closet Girl).



¿Cuántos años llevas ya en el negocio? 
Pues mira, haciendo de personal shopper sin saber que era un negocio... ¡toda la vida! Porque lo he hecho con toda las amigas, eso siempre. Luego yo me dediqué al mundo de los eventos , yo organizaba eventos de empresa y allí, siempre me dedicaba a la puesta en escena de los eventos, al tema más decorativo, más creativo.... Entonces dije: “Voy a estudiar y me voy a sacar el título de estilista y personal shopper”, lo hice y luego ya me hice mi página web y empecé a dar voces. Así que en total hará unos tres años, entre que lo estudié y todo, unos tres años. 

Personal shopper es una profesión en la que se nace, no se hace, ¿no?
Exacto, se nace, no se hace. Yo creo que se tiene que llevar dentro. Yo es que ¡me pasaba el día haciendo conjuntos! Yo abría mi armario y decía: “A ver... no tengo mucho dinero para comprar pero mira, este me lo voy a poner con este...” Además, siempre de pequeña me iba con mis amigas de compras, las aconsejaba qué comprar, claro, esto es una cosa que la llevas dentro. En mi casa somos tres hermanas, la pequeña también es estilista, ella es de maquillaje y pelo, pero también es muy buena vistiendo y la otra es productora. Me refiero a que ya nos viene de mi madre, ella sabe muchísimo. Ya de pequeñas nos llevaba de shopping, pero muy pequeñas, con dos años, o sea que yo creo que ya hemos nacido un poco con esto. Nos ha gustado siempre mucho la moda y estar al día... Pero estar al día, también te diré, que tampoco hay que seguir todo a rajatabla, sino que hemos seguido lo que hemos visto que nos quedaba bien y lo que hemos visto que era factible de poner, porque a veces ves pasarelas, ves cosas y dices: “A ver, esto ¿quién se lo pone?”, pero sí que coges la idea... 

Hay mucha gente que tiene en la cabeza que hay que vestir a la moda , pero a lo mejor a ti no te gusta... y ¡¡no pasa nada!!
¡No pasa nada! ¡Es que no la has de seguir a rajatabla! Tú te has de poner aquello que ves que te sienta bien y que tú te gustas. Por ejemplo, se lleva lo marinero, pues bueno hay gente a la que lo marinero no le queda bien, entonces yo les digo: “¿Tú quieres llevar marinero? Pues cómprate un bolso de rayas o cómprate un fular de rayas y ya llevas el look marinero”. Tampoco hay que seguirlo todo a rajatabla y no hay que ser una fashion victim, yo pienso 



Quizás lo que hay que hacer es cogerlo como ideas o propuestas que te lanzan los diseñadores.
Ideas sí, porque a lo mejor te gusta un estampado y piensas: “Ostras, este estampado es muy mono y aquí han salido pantalones, pero no me gusta... igual a mi me quedaría mejor el bolso”. Es eso, buscar la idea. Está muy bien que sigan las tendencias o las modas, pero siempre sabiendo que tú lo puedas llevar, porque sino es como que desmereces un poco la moda. Yo pienso que has de ponerte lo que te apetezca y lo que te gusta. Hoy en día se lleva todo. Te puedo decir que, así como antes había tendencias más marcadas como los años 60, en los 50 que había aquellos vestidos de cinturita de abeja y vuelo, todo esto ya no está. Ahora, fíjate tú, llevamos muchos años que siempre se lleva lo mismo. Si que vienen unas cosas más que otras. Por ejemplo, ahora vienen otra vez los cuadros muchísimo cuando hace dos años se habían potenciado, vuelven los topos, vuelve el animal print a saco,... Hace unos años atrás ya lo habíamos tenido y ahora vuelve, es aquello que dicen del in&out.

Y con esto volvemos a lo de reciclar el armario y a utilizar cosas que quizás hace tiempo que no te pones. 
Claro, nunca hay que tirar nada. A no ser que sea, también te digo, aquella pieza super pasada de moda que cada vez que haces el cambio de armario la sacas y la guardas y nunca te la pones. A la que pasan más de 3 años sin ponértela, esa pieza ya se puede ir, ya puedes dársela a gente que la necesite o yo siempre lo digo... pero hay cosas que no se deberían tirar nunca porque siempre vuelven. 

Pues tomamos nota de ello, ¡muchas gracias! Además, ahora, sabiendo que existe este servicio ya sabremos dónde ir cuando estemos perdidos.
Claro, cuando queráis yo encantada.


Y así nos despedimos de Gemma. Ahora ya sabemos un poco más qué podemos esperar de una personal shopper y a quién acudir cuando nos entre un ataque de pánico porqué no tenemos nada que ponernos o no sabemos cómo ponérnoslo.



Texto y fotografías: Vanesa Hereu

No hay comentarios:

Publicar un comentario