Etiquetas

29 abr. 2013

VAMOS... a bañarnos en Cala Blava



Aunque estos días el tiempo no acompañe demasiado, sigo adelante con mi propósito veraniego de presentaros las mejores playas. Después de hablar de Cala Rajada y el Calo d'en Sureda, hoy vamos a la costa oeste de Mallorca y nos sumergimos en las aguas de Cala Blava o Cala Mosques.



Cala Blava es la playa de una urbanización de casas unifamiliares homónima situada a pocos kilómetros de Palma de Mallorca y perteneciente al municipio de Llucmajor. Está claro que fue la urbanización la que tomó el nombre de la playa y no a la inversa. 
Esta cala esta rodeada de acantilados de altura media (unos 25m), lo que proporciona una sensación de intimidad, tranquilidad y aislamiento muy agradables. También relaja mucha mirar al horizonte y ver agua hasta el infinito, sobretodo porque el color del agua, como ya he dicho en alguna ocasión, es especial, diferente del que se ve en las playas de la Costa Brava por ejemplo. Seguramente este color se debe a la poca profundidad de las playas y al color claro de la arena. Digo poca profundidad porque en Cala Blava tienes que caminar un poco para poder nadar bien y en condiciones; aún así, cuando lo consigues, la profundidad no es más de 3 o 4 metros. 


Por otro lado, una cosa que no me gustó nada es que la mitad de la playa y parte del agua estaban llenas de algas. No sé si de cara al verano se limpiará, supongo que sí, pero esta acumulación de algas da una sensación de suciedad que no hace justicia a la claridad el agua, porque cuando vas a la zona sin algas, el agua es cristalina. 
También cabe destacar que para poder llegar hasta Cala Blava se necesita coche particular o de alquiler, ya que no recuerdo haber visto ninguna parada de autobús y por lo que he leído no parece que haya ninguno que llegue hasta aquí. 



Texto: Vanesa Hereu
Fotografía: Vanesa Hereu y Verònica Caro

No hay comentarios:

Publicar un comentario