Etiquetas

4 abr. 2013

VAMOS... al cine a ver "Los últimos días"



Tenía muchas ganas de ir al cine a ver Los últimos días así que aprovechando que ayer era el día del espectador fui a verla. La verdad, salí un poco decepcionada. No puedo decir que no me gustara porque sería mentir, pero hay alguna cosa que no me termina de cuadrar, alguna cosa que hace que me haya quedado una sensación agridulce.

Los últimos días es una película apocalíptica en la que los hermanos Pastor han querido escenificar el fin del mundo que conocemos ahora. Un mundo en el que la gente vive aferrada a una rutina delante de la pantalla del ordenador y cada vez más alejada de la naturaleza. Nuestros instintos naturales de supervivencia cada vez están más silenciados por el progreso y la tecnología que hacen que podamos conseguirlo casi todo haciendo un click. En esta producción, Àlex y David Pastor imaginan cómo sería el mundo si, de golpe,  un miedo irracional a los espacios abiertos se apoderara de la humanidad. 


La idea me gusta, es una buena reflexión. Con la aparición de Internet, las redes sociales, videoclubs online, la televisión, etc. mucha gente pasa horas y horas encerrada en casa, sin salir y gozar de la vida en la calle, al aire libre; pero es un encierro voluntario que se termina cuando tienen que salir a comprar o trabajar. ¿Qué pasaría si ese encierro fuera obligatorio? ¿Si el solo hecho de salir a la calle pudiera matarnos? Esta es la pregunta que nos responde Los últimos días. En cambio, las dudas que quedan en el aire y nunca se llegan a resolver son: ¿Por qué de golpe los humanos sufrimos agorafobia? ¿Cómo empieza esta epidemia? ¿Qué la desencadena? La película propone algunas hipótesis pero no da la respuesta, y yo supongo que es esta falta de información la que me provoca esta batalla de sensaciones. Según he leído, este vacío informativo es totalmente premeditado y es la forma con la que los hermanos Pastor hacen un guiño a sus películas favoritas como El ángel exterminador o Hijos de los hombres, pero a mi no me termina de convencer, me falta alguna cosa. 


Si entramos a valorar la parte más técnica, la cosa cambia. Hay tantos aspectos que me han encantado que no se por dónde empezar. Por ejemplo, me ha gustado mucho la fotografía. El contraste de los colores  oscuros, grises, tristes de la Barcelona apocalíptica con los colores vivos y luminosos que representan el renacimiento, la vuelta a la vida en sociedad. También quiero destacar que  aunque la mayoría de la película transcurre en un ambiente oscuro y poco iluminado, la visibilidad siempre es buena. He visto algunas películas en las que para representar un espacio con poca luz, directamente dejan la escena a oscuras y no se ve nada de lo que está pasando. Este no es el caso. 


Otro aspecto con el que siempre me fijo en las películas y que también me ha gustado de Los últimos días es la dirección de arte. La escenografía está muy cuidada, con muchos detalles y unos encuadres y unas imágenes magníficas. En este sentido, no puedo dejar de mencionar la impresión que causa ver Barcelona vacía. Via Laietana, Diagonal, el Eixample, Arc de Triomf, ¡el metro!, todo vacío, sin nadie. Es un contraste tan grande con la realidad del día a día que impacta mucho. Precisamente por eso, cada vez que veía una de estas imágenes pensava en los horarios de rodaje. ¡Qué madrugones y cuántos rodajes nocturnos! ¿Cuándo si no puedes encontrar el metro sin nadie? En una entrevista en el programa El Hormiguero 2.0 , Quim Gutierrez reveló que para poder rodar estas escenas los citaban muy pronto y en domingo. También hay que valorar las horas y horas de post-producción que hay detrás de estas escenas. Como ejemplo, solo hace falta ver este vídeo que empezó a circular por internet más o menos al mismo tiempo que empezaba la promoción de la película. No tiene nada que ver con la producción de los hermanos Pastor, pero es un buen ejemplo gráfico del trabajo que hay detrás de cada fotograma: 



Para terminar, quiero destacar un detalle que me llamó mucho la atención y me gustó todavía más: el hecho que de vez en cuando salgan frases y pequeños diálogos en catalán. En parte es normal, ya que la película pasa en Barcelona y en la Barcelona real conviven plácidamente el catalán y el castellano; pero no es habitual que este bilingüismo se transmita a través de la pantalla. Así que, aunque la lengua predominante de la película es el castellano, aplaudo y agradezco la presencia de la lengua catalana en Los últimos días. Lo que me gustaría saber es cómo se presentan éstas situaciones en el resto del estado. ¿Lo subtitulan? ¿Lo han doblado? ¿Lo han dejado tal cual? Así que si alguien ha visto la película fuera de Catalunya y me puede contestar la pregunta, se lo agradeceré. 





Año: 2013
Duración: 100 min.
Género: Thriller apocalíptico. Ciencia ficción
Director: Àlex Pastor y David Pastor
Reparto: Quim Gutiérrez, José Coronado, Marta Etura, Leticia Dolera
Productora: Morena Films, A3Films, Rebelión Terrestre, Les films du Lendemain

Texto: Vanesa Hereu

1 comentario:

  1. ¡Hola! Vi ayer la película... y te digo que yo la he visto sin los subtítulos de los diálogos en catalán. No me parece bien que no lo hayan hecho, ya que igual que se hace con el inglés, no habría estado mal, ya que no me he enterado de lo que dijeron, aunque tampoco creo que haya influido en no haberme enterado de muchas cosas.

    ResponderEliminar