Etiquetas

22 ene. 2013

VAMOS... a comer dulces para desayunar


Hace poco he descubierto que, al contrario de lo que muchos pensamos, el cruasán no viene de Francia. Según lo que publicó la revista Muy Interesante y lo que he podido investigar después, los cruasanes vienen de Viena pero están inspirados en la bandera turca. Esta revelación me ha despertado la curiosidad sobre el origen de los dulces que comemos para desayunar o merendar y hoy os presento el resultado de mi investigación.

Empezamos con los cruasanes. Dice la leyenda que esta pasta con forma de media luna data del s.XVII, durante la Gran Guerra Turca, cuando la ciudad de Viena estaba amenazada por las tropas otomanas. Resulta que un grupo de panaderos, mientras trabajaban por la noche, escucharon como los enemigos estaban haciendo un agujero para entrar a la ciudad y dieron la voz de alarma. Este aviso permitió a los vieneses prepararse para el ataque y vencer a las tropas turcas. Para inmortalizar la victoria, el rey de Polónia y Lituánia, Juan III Sobiesky, pidió a los panaderos que elaborasen una pasta con forma de media luna, emblema de los turcos. De todas formas esta historia es solamente una leyenda, ya que lo único que se ha podido comprobar es que el cruasán apareció por primera vez en Viena. 



También situada en la Viena de la Gran Guerra Turca encontramos otra leyenda sobre la aparición del cruasán. En este caso se dice que fue Georg Kolschitzky, un hombre de negocios, quién animó a los vieneses a mantenerse firmes ante el ataque otomano porque los refuerzos estaban llegando. Kolschitzky también es conocido por introducir el café en Europa después de rescatarlo de entre las bolsas que los otomanos dejaron tiradas tras la huida. Para celebrar la victoria, este hombre de negocios polaco instalado en Viena, empezó a servir las tazas de café acompañadas de una pasta en forma de media luna, el Kipferl.

A pesar de todo, existe un motivo para que todo el mundo crea que el cruasán viene de Francia: el nombre. El Kipferl se introdujo en Francia a mediados del s.XIX de la mano de un panadero vienés que abrió una panadería en París. Sus productos tuvieron tanto éxito que pronto le empezaron a salir imitadores. Una de estas imitaciones fue la que llamaron croissant (creciente).


Otro dulce que todo el mundo relaciona con una zona geográfica y que puede que tenga otro origen es la ensaimada. Por todos es sabido que esta pasta es típica de Mallorca y nadie puede volver de Ses Illes sin una ensaimada bajo el brazo. De todas formas es muy probable que la ensaimada que todos conocemos hoy tenga sus orígenes en un dulce judío, la bulema, al que se le añadió la grasa (saïm) del cerdo para desjudeizarlo y de aquí salió el nombre. También existe la posibilidad que fueran los árabes los que introdujeron la ensaimada, de aquí podría provenir la forma, ya que la forma de la ensaimada recuerda en cierta manera a los turbantes que llevan los árabes. Sea como sea, la ensaimada se fabrica de forma artesana en Mallorca des del s.XVII.



Para terminar, me gustaría hablar de los donuts, rosquillas o berlinas. Todos estos nombres hacen referencia al mismo dulce redondo con un agujero en el centro y seguramente popularizado por la más que famosa serie televisiva "The Simpsons". ¿Quién no tiene la imagen de Homer a punto de morder una rosquilla rosa? Pues, aunque todo el mundo conozca los donuts, sus orígenes, como pasa con muchas cosas, son inciertos. Por un lado existe la posibilidad que el primero en crear un dulce similar al donut actual fuera Hanson Gregory, un marinero holandés que en 1847, harto que la pasta que estaba cocinando no se terminara de cocer nunca por dentro, cogió una pimentera del barco y le hizo un agujero en medio para facilitar la cocción. Por otro, también se adjudica el origen del donut a un dulce navideño típico de Holanda, l'olliebollen. Cabe la posibilidad que durante el s.XVI los holandeses lo exportasen a Nueva Amsterdam, ciudad que hoy es Nueva York. Así pues, una vez más, aunque todo el mundo crea que el donut viene de América su origen nos lleva a otro país.

Seguramente si hubiese seguido investigando hubiese encontrado muchos otros casos. De momento lo he dejado aquí. No descarto una nueva entrega en el futuro.



Texto: Vanesa Hereu

No hay comentarios:

Publicar un comentario